Nuevos (y algunos viejos) lugares que me gustaría conocer pronto
19 de diciembre de 2016



1. Camboya (Probabilidad de conocerlo pronto: alta)
Hace 3 años visite Vietnam y me gustó mucho su comida, la sencillez de la gente y sus paisajes. En unos meses visito a su vecino Camboya. Sólo pasaré unos días allí, lo necesario para ver en profundidad Angkor Wat, la considerada mayor estructura religiosa jamás construida. 



2. Tailandia (Probabilidad de conocerlo pronto: alta) Ya que estoy en el Sureste Asiático, haré una paradita también para conocer Phuket y Bangkok. Tengo inmensas ganas de conocer ambas desde que vi dos películas, La Playa (Phi Phi Islands) y Only God forgives (Bangkok).


3. Camino de Santiago (Probabilidad de conocerlo pronto: Alta) Este verano improvisé un plan y comencé a hacer el Camino del Norte y recorrí 150 km correspondientes al País Vasco. Este año espero continuar recorriendo la parte de Cantabria. Toda una experiencia que me enseñó mucho.



4. Cuba (Probabilidad de conocerlo pronto: media) Antes de que muriera Fidel Castro, su hermano Raúl hizo un gran acercamiento a EE.UU. Vuelve a haber Embajada de ambos países en el contrario y poco a poco es inevitable que el país se abra y se convierta en una isla más del Caribe. Pero aún hoy sigue siendo un reducto “anticapitalista” con muchos pros y también con inmensidad de contras que me apetece descubrir antes de que se convierta en un parque de atracciones.



5. Milán (Probabilidad de conocerlo pronto: media) Está a 1500 km y no he encontrado un hueco en los últimos años para ir. Y eso que allí tengo amigos, que es Italia (con lo que eso supone) y que conozco el resto de Italia casi como mi segundo país. Este año ¡tengo que ir a Milan!



6. Islandia (Probabilidad de conocerlo pronto: baja) Varios amigos han estado en Islandia en los últimos años y vienen de allí contando maravillas. También que es insólitamente caro. Pero creo que escucharles hablar de su naturaleza y su magia me pueden animar a hacer un pequeño esfuerzo.


7 Y… Sigo acordándome de China y de Australia. De Mediterráneo, sea donde sea. Bolivia y Brasil. Y Marruecos. Y como nuevos destinos pienso en Birmania, Tibet, 
Nuevos (y viejos) lugares que me gustaría conocer pronto 
10 de diciembre de 2015


Cuarto año consecutivo que hago mi listado de sitio que me gustaría conocer. Del del año pasado solo cumplí 1 de 10, Costa Este de EE.UU. así que a ver si en esta ocasión atino y poco más y, sobre todo, viajo más. (*Fotos de http://www.gettyimages.es/)

1. Milán (Probabilidad de conocerlo pronto: Alta)
Ya el año pasado era uno de mis propósitos, espero que este 2016 me traiga una visita a Milán. Sería volver a Italia, que me encanta, y conocer una de sus ciudades más importantes. Yo creo que de este año no pasa... Y si no, ¿para qué estoy aprendiendo italiano?




2. Girona y la Costa Brava (Probabilidad de conocerlo pronto: alta)
Hace años estuve en varias playas de la Costa Brava y me parecieron increíbles. Y desde hace tiempo tengo ganas inmensas de conocer Girona capital. Creo que este año puede ser una buena opción veranear en los alrededores del Golfo de Roses. 



3. Más Mediterráneo (Probabilidad de conocerlo pronto: media)
Porque los veranos son para ir al Mediterráneo, y a mí me queda aún por conocer mcuho. Islas aparte, me gustaría conocer el Mediterráneo que comprende Montenegro y Albania, que se deben parecer mucho a Croacia. Y como soñar es gratis, uno Grecia al pack!



4. China (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Este año aún no sé qué haré en Semana Santa (que es cuando suelo hacer un viaje más exótico) y si haré algo. Da la casualidad de que el destino me ha vuelto a poner China en el camino, Shangai para ser más exacto. Siempre he dicho que me encantaría contar con tiempo para poder hacer un pequeño recorrido por China y conocer a su gente y su cultura. Shangai podía ser un buen punto de partida. 



5. Marruecos (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
Lo más cerca que he estado de Marruecos ha sido... ¿las inmediaciones de la catedral de Granada? No puede ser. Aunque sea un fin de semana tengo que conocer alguna ciudad marroquí. 



6. Cuba (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
Cuba es mi eterno nominado. Sé que soy muy poco original, pero es que me encantaría conocer Cuba y La Habana en particular. Y no lo veo yo muy claro de cumplir durante 2016. 




7. Latinoamérica (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
A casi cualquier sitio de Latinoamérica me iría con los ojos cerrados. Otros años ya he hablado de muchos países que me gustaría visitar, este año le dedico mi último (y prácticamente irrealizable) viaje a México. 



He aparcado ya la idea de ir a Australia, que estaba siempre presente en mis anteriores listas. También veo complicado que viaje a Brasil, otro de mis siempre mencionables. Y, tras varios comentarios de gente cercana, se me han bajado las expectativas con respecto a los países del norte, Noruega, Suecia, etc... Islandia es otro mundo.
(Nuevos) Lugares nuevos que me gustaría conocer pronto (en forma de listado, que parece que en Navidad no se lee nada que no esté con cierta jerarquía)
30 de diciembre de 2015


Por tercer año me dispongo a elaborar mi listado de destinos que quiero visitar en 2015.  En 2012 (http://elultimohabitantedelplaneta.blogspot.com.es/2011/12/lugares-que-me-gustaria-conocer-pronto.html) cumplí con 2 (Chicago y Ámsterdam) de los 7 propuestos. Este año (http://elultimohabitantedelplaneta.blogspot.com.es/2014/01/nuevoslugares-que-me-gustaria-conocer.htmlotros 2 (Perú y Eslovenia) y a punto estoy de conocer otro propuesto. Así que, aquí está de nuevo mi lista de propósitos viajeros, donde vuelvo a incluir, una vez más, Australia.

1. Costa Este de EE.UU. (Probabilidad de conocerlo pronto: Altísima)
En marzo me voy un par de semanas a recorrerme la costa Este de un país que me encanta, Estados Unidos. Obviamente no será ni la mitad de exótico que mis últimos viajes de semana santa (Perú, Vietnam...) pero no puedo tener más ganas de conocer (por fin) Boston, de volver a ver NY 2 años después, y de visitar Washington. Como extra, las cataratas del Niágara, Philadelphia, y lo que nos encontremos por el camino. (Foto: http://www.pinterest.com/pin/7459155603170276/)


2. Cuba (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Porque tiene que ser un sitio espectacular, con gente, comida, música y lugares mágicos que no se encuentran en otro lugar del planeta. Me da pena que finalmente Cuba y La Habana en particular se convierta en mi viaje de verano. Me hubiese encantado ir allí fuera de temporada y poder descubrirlo de otro modo. Aún así, es uno de los destinos que más ganas tengo de recorrer. Y 2015 parece el año perfecto. (Foto: http://www.pinterest.com/pin/377950593703431491/)


3. Norte de Italia (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Italia es mi país favorito. Más, incluso, que España. Es el país, después de España, que mejor conozco. Me encanta su comida. Su arte. Su gente. Y sin embargo, nunca he estado en el norte de Italia, en ciudades tan importantes como Milan, Turin, Venecia, ¡¡¡Venecia!!! He estado en el último pueblo de Puglia y no conozco Venecia. Por esto, y también por Dolomitas y Como, me encantaría volver a mi cita anual con Italia. (En la foto, Verona: http://www.pinterest.com/pin/490118371918167286/)


4. Girona (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Voy a poner algún destino cercano que tengo ganas de conocer y que veo más realizable que otros. Ese es Girona, donde estuve hace años escasas 12 horas (viendo los alrededores de Rosas) y donde quiero volver para conocer, sobre todo, la ciudad de Girona pero también algo de su increíble costa y visitar muchos de los ejemplos de románico que estudié cuando estaba en el instituto. Muchas ganas de Girona! (Foto: http://www.pinterest.com/pin/332492384963564321/)



5. Australia (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
Venga, va, un año más no me resisto a poner a Australia como destino para 2015. Mucho tiene que llover para que pueda ir, aunque no será por ganas. Como los otros dos años, quiero conocer Australia por un sinfín de cosas: por Sidney, por la barrera de coral, por Buscando a Nemo, por las playas, por irme tan, tan, tan lejos... Ay, qué ganas... (Foto: http://www.pinterest.com/pin/234750199302460288/)


6. Norte de Europa (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
Así, en general, por no concretar, me encantaría conocer algo del norte de nuestro continente. En este tema no tengo mucho criterio, me da un poco igual ver los fiordos que pasear por Copenhague. Ir a Malmö o a Rovaniemi. Y no me olvido de Islandia, que ya estaba presente en mi último listado. Creo que tiene que ser una cultura super diferente a la nuestra, y unos paisajes de quitar el hipo. Y tengo ganas de conocer también sus ciudades. (Foto: http://www.pinterest.com/pin/451485931367566475/)


7. Latinoamérica (Probabilidad de conocerlo pronto: Baja)
Hay tantos sitios en el mundo que tengo ganas de conocer que para cerrar esta lista vuelvo a recurrir a un genérico, y es que lo tuve claro cuando estuve por primera vez en Latinoamérica, su gente, la comida (ay, esa comida), los paisajes, sus costumbres... Por eso no me importaría (me encantaría) ir a Brasil (Río, Brasilia y Sao Paulo), a Chile (sin olvidarme de la isla de Pascua), a Bolivia (varios conocidos hablar de Bolivia auténticas maravillas)...


No me olvido de China, que me gustaría infinitamente recorrer, en solitario, cuando vuelva a necesitar un descanso de todo. Ni de México (por hacerme un road trip en toda regla) ni de Costa Rica (por estar perdido en la selva hasta no saber qué día es). Ni de lo que me queda de Mediterráneo europeo, Montenegro, Albania y Grecia. 


(Nuevos)Lugares que me gustaría conocer pronto (en forma de listado, que parece que en Navidad no se lee nada que no esté con cierta jerarquía)
3 de enero de 2014

Hace 2 años escribí un listado (que se puede consultar aquí http://elultimohabitantedelplaneta.blogspot.com.es/2011/12/lugares-que-me-gustaria-conocer-pronto.html) con los 7 lugares que me gustaría visitar en breve. He descubierto 2 de ellos. Otro lo voy a hacer en breve. Y otro no lo conocí, pero conocí un buen sustituto. Así que visto el éxito, me dispongo a realizar el listado de destinos que me gustaría conocer pronto.

1. Perú.(Probabilidad de conocerlo pronto: Altísima) Es de los destinos que hace dos años dije que tenía poca probabilidad de conocer, y que, sin embargo, conoceré en 3 meses. Ganas infinitas de ver el Machu Picchu y de recorrer el camino inca. Y por supuesto, de comer mucho. Me encanta la cocina peruana (Foto de Karen Natalia Puelles Rojas).


2. Australia (Probabilidad de conocerlo pronto: Alta)Llevo años ansiando hacer este viaje, y creo que en 2015 se va a hacer realidad. Obviamente quiero ir allí por Sidney. Pero también por recorrer un poco el país, y ver la Gran Barrera de Coral, la montaña y los desiertos de Urulu, las Blue Mountains... y muchas cosas más. Australia 2015, allá voy (Foto de autor desconocido, encontrada en http://www.veoverde.com/2012/03/auge-de-la-mineria-en-australia-pone-en-peligro-a-la-gran-barrera-de-coral/).


3. Cuba (Probabilidad de conocerlo pronto: media)No sé muy bien por qué Cuba no formaba parte del último ranking de sitios que quiero conocer. Estoy deseándolo. Y es el típico sitio que hay que conocerlo pronto (o al menos, antes de que muera Fidel, ¿no?). Por la gente, la comida, la música y... por La Habana. Espero que en 2016, cuando haga el nuevo listado, pueda decir que ya he estado en Cuba (Foto de Gerry Pacher).


4. Costa Rica (Probabilidad de conocerlo pronto: media)Este destino sí que es nuevo, hasta hace poco nunca me había imaginado yendo a Costa Rica (¿O era Puerto Rico?) y sin embargo ahora es uno de los lugares que ¡más ganas tengo de vivir! ¿Sabíais que Costa Rica NO tiene ejército? De ahí el blanco de su bandera (o al menos eso pensaba yo, porque Wikipedia opina diferente). Bueno, el caso es que quiero conocer Costa Rica por LA SELVA! Ya lo he dicho(Desconozco el autor de la foto, pero está recogida en http://www.viajejet.com/vacunas-para-viajar-a-costa-rica/viajar-a-costa-rica/).


5. Marruecos (Probabilidad de conocerlo pronto: media)Parece mentira que no haya estado aún en Marruecos, pero ya ves, no ha surgido la ocasión. Espero que surja pronto. Me gusta ver (que no comprar) los zocos. Me parece muy interesante, aunque a mí no me guste regatear (La foto es de Steve Elson y se trata de Ait Ben Haddou).


6. Costa Este de USA, más allá de NY (Probabilidad de conocerlo pronto: baja) Mi siguiente viaje a Estados Unidos me va a hacer volver a Nueva York con la excusa de conocer Boston, Philadelphia y Washington. Porque me encanta. Sí, Europa tiene más cultura; Asia más encanto. Pero no puedo evitarlo. Me encanta Estados Unidos, las grandes ciudades y Nueva York. Tengo variantes de este viaje, también me encantaría hacer la ruta 66, aunque ya conozca Chicago y LA; llegarme hasta Miami; o volar a Seattle y saltar a Vancouver... (Foto de http://www.ariatours.com/philadelphia-architecture-orchestra-the-academy-of-vocal-arts-2014)


7. Río y Brasil. (Probabilidad de conocerlo pronto: baja)Vuelvo a situar Brasil en el séptimo puesto y no es porque no tenga muchas ganas de conocerla; es porque veo bastante difícil conocer, en profundidad, el país en los próximos años. Porque si voy a Brasil me gustaría ir a Río, sí; pero también conocer Sao Paulo, Brasilia, Morro, Amazonas... (La foto fue encontrada en http://www.gaytravel.in/2013/03/sao-paulo-pride-this-mayjune/ y pertenece a Sao Paulo).


Extra: China (Probabilidad de conocerlo pronto: cero)Me estoy planteando China como mi próximo viaje cuando decida volver a mandar todo a tomar por culo allá por 2020 :). Por un lado porque para ir a China necesito tiempo, no quiero ir dos semanas y volverme, me gustaría ir un mes o dos y recorrérmela con tranquilidad. Además, en un destino que me gustaría recorrer solo, como hice con Argentina, para ir a mi aire y conectar con la gente local. Me encantó lo poco que conocí de Asia (Vietnam y Japón) y quiero seguir descubriendo esa mezcla (y aquí si es real) entre lo nuevo y lo tradicional (Foto de http://www.teinteresa.es/increible/naturaleza-sumaximo-esplendor_5_853764618.html?itemId=12)


* Y sí, por supuesto me gustaría conocer Chile, Bolivia, Islandia, Tailandia y muchísimos otros sitios que no he citado, México, Dinamarca, Madagascar, Centroeuropa, Eslovenia..., y otros que ahora no tengo en cuenta y seguro que en dos años "conozco" gracias a un catálogo, a que un amigo me habla de él, a un "Callejeros viajeros"...

Historia de amor en 4 capítulos y un epílogo
31 de agosto de 2013


Capítulo 1: Día 1

Ya al bajar del avión, se podía ver en Iván la cara de decepción con la que acababa sus vacaciones. 2 semanas en Ibiza... y nada. Volvía solo. Bueno, con sus amigos. Es decir, solo. Esperó la cola para bajarse del avión, fue a recoger su maleta, esperó en la cinta, se despidió de sus colegas, esperó en la cola para coger un taxi, llegó a su casa, abrió la puerta y quiso pegarse un tiro. Tras darse un ducha fría, abrió los balcones con intención de que se fuera ese olor a cerrado. Y entonces, a lo lejos, vio que había movimiento en el balcón de en frente. Las flores que adornaban la barandilla y las cortinas no dejaban ver mucho: pero sí, alguien vivía en el piso de en frente. ¡Por fin!

Capítulo 2: Día 4

Tras dedicar todo su tiempo libre a vigilar aquel balcón, por fin pudo ver quién regaba aquellas plantas y había colgado aquellas cortinas. Llamémosla Mrs. H. Parecía alta. Era morena. Vestía poca ropa. Y fumaba en el balcón. O más bien sujetaba un cigarro con una mano y un pequeño cenicero con la otra. Fueron los 4 minutos más intensos del verano de Iván. Prestó toda la atención de la que fue capaz e intentó fijarse en absolutamente todo: no sabía cuánto tardaría en volver a verla en persona. Esa misma tarde la vería varias veces en su mente, en el baño. 

Capítulo 3. Día 7

Iván dedicó el sábado siguiente, que no trabajaba, a beber cervezas en el bar de debajo de su casa. Allí, pegado a la ventana, podía ver el balcón desde abajo, pero sobre todo, podía ver a la perfección quién entraba y quién salía del portal. Las 7 horas que allí estuvo le sirvieron para emborracharse, escribir un poco en una libreta, y ver que Mrs. H. no tenía intención hoy de salir de casa. Volvió a pedir la última cerveza y fue entonces cuando vio actividad en el balcón. Mrs. H. colgaba algo de los barrotes. ¿Más flores? No. Iván pagó y rápidamente subió a su casa. Fue entonces cuando vio un cartel negro y naranja que ofrecía una habitación el alquiler y que venía acompañado de un fantástico número de teléfono.

Capítulo 4. Día 8

Por fin el lunes Iván se decidió a llamar. Concertó una cita con una voz sexy que Iván se imaginó que pertenecía a la chica del balcón, igualmente alta, morena y con poca ropa. Aquella tarde, a las 8 llamó al telefonillo, le abrieron sin preguntar y en pocos segundos estuvo frente a frente a la mujer de sus sueños. Ella le invitó a entrar. Y antes de que pudiera decir nada más, él le dijo que era la persona más especial a la que jamás había conocido, que en la última semana había estado siguiendo sus pasos desde el balcón de en frente, se lo señaló, y terminó diciendo que quería pasar con ella el resto de sus días. Mr. H., que aún no había tenido tiempo de presentarse, ni de cerrar la puerta, corrió hacia las escaleras y dejó a Iván plantado en el salón, quien se dio la vuelta, salió al balcón y miró su casa con detenimiento, como si esperase encontrar algo.

Epílogo. 

A los dos días, y tras ver cómo un camión de mudanza llegaba y se iba del piso de Mr. H., una señora gorda y fea salió al balcón, retiró el cartel de se alquila habitación, y puso otro donde se alquilaba piso. 


La vida
22 de abril de 2013


La vida es aquello comprendido entre una guerra y otra.
Es lo que hay entre el reto y la victoria. Entre el cielo y la tierra.
Lo que tarda el loco en darse cuenta que todos tenemos algo de locos.
Es lo que pasa cuando todo acaba.
O cuando piensas que todo había acabado.

La vida es infinita. Viene, y se fue. Pero mientras está, no puedes evitar vivirla. 
La vida es riesgo. Es coger el toro por los cuernos. Agarrarte y no soltarte. Y si te caes, te levantas. 

La vida huele a tormenta, y a después de tormenta. Sabe bien. Suena mejor. 

La vida son estas palabras.

La vida pasa. Entre la mañana y la noche. La vida es el mañana. La vida pasa sin que te des cuenta, sin que tengas que contar los segundos. Ahora mismo, está pasando.

La vida es algo maravilloso. Y todos tenemos el derecho a vivirla.
"Así es cómo se enamora tu corazón con el mío*"
24 de marzo de 2013


Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión: me encanta ver llover. Estar en casa, abrigado, escuchando la lluvia. Salí a correr a media tarde. Había llovido un par de horas antes, pero se había quedado muy buena tarde. A 20 minutos de haber salido, tuve que "correr" a casa porque volvió a romper a llover, muy fuerte. No es muy cómodo correr por el Retiro mientras llueve.

Llegué a casa, me desnudé y fui directo a la ducha. Aunque no hacía frío, quise sentir el agua muy caliente cayendo sobre mí. Fue en ese instante en el que metí mi cabeza bajo agua cuando comencé a escuchar la discusión. Las voces venían del piso de al lado. Pero sus autores parecían estar en mi mismo piso, en una habitación, al lado de mi baño, y con las puertas abiertas. Pensé que si yo les oído con tal nitidez, ellos escucharían el grifo de mi ducha. Lo cerré. Y desnudo, de pie, y mojado, escuché atentamente.

Chico 1.
- Las 7. Ni a las 4, ni a las 5. A las 7. Para eso te podías haber quedado.

Chico 2.
- Ya te he dicho que lo siento.

Chico 1.
- No me vale. Ahora, ¿qué hago con la comida? ¿La tiro?

Chico 2.
No la tires. La ceno yo.

Chico 1.
- No la cenas tú. VAS A CENAR MIERDA.

Chico 2.
- Lo que tú digas.

Chico 1.
-  O sea, que te quedas a comer en la oficina, me dices que es porque estás más a gusto allí, y yo me tengo que callar. ¿Para eso me trajiste de Málaga? No sé para qué te hago caso nunca. Que está más a gusto en la oficina que en su casa. 

He intentado imaginarme a estos dos chicos en Málaga, el día que se conocieron. Ellos parece que ya lo han olvidado, así que nadie me va a contrariar mi versión. Chico 1 es gordito y con barba. Chico 2 más pequeño, y le gusta llevar pantalones bajos y Vans, menos cuando trabaja, que va en traje. Chico 1 conoció a Chico 2 en un bar donde la música era altísima. También tuvieron que gritarse entonces, pero por otras razones. El discurso también fue otro. Terminaron en la playa, primero bebiendo una cerveza que compraron a un negro en la calle. Luego se bañaron. Era muy de noche, la playa estaba desierta, y ambos estaban muy borrachos y algo sordos. Se besaron y follaron. Y volvieron a gritar. Yo les escuché.

* Tonada De Luna Llena, de Caetano Veloso.
Reflexiones sobre la manera de entender la vida (y de vivirla)
20 de septiembre de 2012

La semana pasada, un artículo que recogía primero el ABC, y más tarde El País, y probablemente más medios nacionales (en sus versiones online) hablaban de una tasa altísima de población en España que ni estudia ni trabaja. Los llamaban despectivamente Ni-Nis. Y a mí me pareció fatal que mezclaran churras con merinas. Y lo digo porque yo formo parte de ese porcentaje y no me identifico con lo que inicialmente se llamaba Ni-Ni. 

Cuando dejé mi trabajo, hace casi un año, no pensaba estar un año sin trabajar, si os soy sincero. Ahora, casi 12 meses después, mi visión ha cambiado bastante. No tengo tan claro que quiera volver a trabajar (ahora me explico). No tengo tan claro que quiera volver a trabajar... en lo mismo. No tengo tan claro, ni siquiera, que la solución se tener un trabajo "como Dios manda". 

Leí esta mañana lo siguiente: "El que mide su felicidad en función de las cosas que posee, nunca podrá ser feliz". Es una cita que, aunque leí esta mañana, y en cierto modo, es la que me ha llevado a escribir este post, es una idea que ronda por mi cabeza desde hace mucho tiempo. Lo bueno de las citas es que si te empeñas, pueden querer decir lo que tú necesitas oir. En mi caso, en este preciso instante, quiere decir que quizás no necesito recibir una nómina a final de mes para ser feliz. Quizás puedo vivir con lo imprescindible.

Estoy a la espera de que me den una buena noticia. Si no me la dan, no será, por tanto, una mala noticia. Seguiré como estoy. Si me la dan, supondría materializar, en cierto modo, esto que acabo de decir, y me lanzaría a conseguirlo. Es decir, ¿por qué no voy a trabajar lo necesario para vivir? O dicho de otro modo, ¿por qué no voy a dedicar el 80% de mi vida a vivir/viajar/comer/salir/disfrutar, y el 20% a trabajar? 

En mi caso sé que puede ser posible (lo de vivir trabajando sólo un 20% de mi tiempo). Podría hacerlo. Quizás me dé vértigo, y de entrada encuentre un par de cabos sueltos. Pero también me dio vértigo dejar el trabajo y aquí estoy. 
Claire & Nestor
I. Claire
21 de julio de 2012

Claire era aún muy joven cuando calló el Muro de Berlín. Había oído hablar mil veces de la Guerra Fría, casi tantas, como de las dos grandes guerras, aunque en éste no hubiera batallas sangrientas que mostrar en películas. Su madre, conocida como La Rusa, era en realidad ucraniana. De ella heredó sus ojos verdes y sus duras facciones. Y sí, también su carácter, algo desconfiado y propenso a la soledad. Nunca conoció a su padre. La Rusa le contaba que se trataba de un francés, de la región de Dijon, de nombre impronunciable -y más por una rusa-ucraniana- y que Claire se llamaba así porque de allí era su padre. Claire odiaba a los franceses. Estaba segura de que los hubiese odiado incluso sin saber que su padre, El Francés, abandonó a su madre antes incluso de nacer. Y en su cabeza, muy dada a emparanoiarse, no dejaba de repetirse el improbable episodio en el que podía conocer, enamorarse, acostarse y formar una familia con su padre, sin saberlo. Bueno. Probablemente no formasen una familia, ya que antes sería abandonada. Y es que, El Francés, al igual que su madre, no debía de ser muy mayor. Y para haber conseguido encandilar, aunque fuera por unas horas, a la rusa de ojos verdes, duras facciones, algo desconfiada y propensa a la soledad, debía de haber sido guapo y apuesto, aunque su madre nunca le había dado más información.
- Sólo era un francés - decía -. Un francés de nombre impronunciable.
It´s too late (o Una cuentión de principios)
22 de junio de 2011

Ella corría de aquí para allá. Temía sentarse -más aún, tumbarse- y relajar esa cabecita suya y empezar a pensar en bobadas. Si estaba ocupada, no se detendría a pensar. Es difícil darse cuenta de ello cuando se está por las nubes, salvando el mundo*.
Alguien podría pensar que aún le quedaba por delante toda una vida. Pero ella, sensata, pensó que sus mejores años ya habían pasado. Y que era hora de tomar decisiones. De esas que marcan y definen a una persona. Juró que nunca tendría coche ni moto: le gustaba caminar, le gustaba su bici, y no necesitaba un vehículo al que tener que alimentar de gasolina. Era su forma de ayudar a ese Medio Ambiente y también era la forma de evidenciar que cada vez necesitaba menos cosas materiales. 
Juró también que nunca volvería a deprimirse. Nada ni nadie lo merecían.
Pensó cómo querría ser recordada. Pensó en sus hijos, sobrinos y nietos; y pensó en cómo querría ser para ellos. Pensó qué hacer mañana, la semana que viene, el mes de agosto y el año que viene. Pensó dónde estar. Y rodeada de quién. Pensó en cómo ganarse la vida, y si necesitaba un trabajo que le permitiera comprarse un coche que no quería o si simplemente podía trabajar para comer y para nada más. 
Pensé en gente que no conocía. Y pensó en cómo podía ayudarla. 
Pensó, pensó, y se acordó de por qué nunca paraba a pensar.
* Eat that up, it´s good for you, de Two Door Cinema Club
dios.
3 de junio de 2012

He estado pensando cuánto hace que dejé de creer en dioses. Creo que fue hace unos 10 años, cuando tendría unos 20. Hasta entonces no era practicante. Pero sí creía, en algo que no sabría definir, y que me ayudaba en ciertos momentos imprecisos con los que me encontraba.
Ahora no creo en nada. Soy agnóstico. Mejor dicho, soy ateo convencido, agnóstico luchador.
He discutido los últimos años con algunas personas acerca de su necesidad de que, una vez muertos, "esto" no se acabe. Y exista algo más. No sé qué piensa la gente exactamente. La mayoría te dirán que no se imaginan un cielo donde suena música clásica y la gente va vestida de blanco, y que mira con desprecio un infierno donde el azufre y el fuego hacen (casi) imposible la "supervivencia". Pero tampoco te saben explicar de otro modo qué es eso que hay después.
Yo siempre he argumentado que no hay nada más allá. Cada uno de nosotros tenemos 80, 30 o 102 años y eso ya es suficiente para hacer lo que tengamos que hacer, para hacer lo que queramos hacer. La única posible vida que existe después es la que se queda en los recuerdos de aquellos a los que conociste estando en vida. 
Soy ateo convencido, agnóstico luchador. Y sigo sorprendiéndome al ver cómo algunas personas encuentran esa inspiración indescriptible con tan solo pensar en su dios. Hasta el punto de explicar aspectos de su vida en función a ese dios. Es decir, sin asumir responsabilidades. Sin pensar que existen las casualidades. Sin pensar en el esfuerzo. Lo que no es casual es resultado de nuestros actos. 
No sé si el miedo a la muerte puede provocar que algún día vuelva a abrazar alguna religión. No sé cómo se debe sentir uno ante tal precipicio. Ya he sentido en otras ocasiones vértigo, pero creo que no tiene nada que ver con esto.
Falso, cínico, vendido.
26 de abril de 2012

Cuando volví de Chicago, o incluso, las últimas semanas que pasé allí, intenté tranquilizarme dándome 3 meses para buscar pausadamente trabajo desde España. Exactamente desde el 15 de abril hasta el 15 de julio. Sé que es inutil y que sólo trae frustraciones, pero me gusta poner tiempos, partir en periodos, mi vida. 
No llevo ni 15 días buscando trabajo y me estoy desesperando un poco, la verdad. La cosa está muy parada. Y lo poco que encuentro, no me gusta. Volví de Chicago convencido de que no iba a aceptar "otro" trabajo de mierda por una mierda de sueldo para estar trabajando en mierdas todo el día. Que iba a esperar a encontrar una buena oportunidad, donde volviera a sentirme cómodo.
Ahora creo que me estoy traicionando un poco. Estoy algo agobiado y por la cabeza se me pasa la puñetera frase de "acepta cualquier cosa y una vez ahí, busca algo mejor". He llegado a un nivel tal de cinismo que he vuelto a tratar con gente que, en el pasado, no me aportó nada bueno, únicamente para engordar mi lista de contactos. 

Go on all day
4 de abril de 2012

- Si pudieras volver a empezar, ¿qué harías?

- ¿Cómo?

- Sí. Imagina que vuelves a nacer. Y que eres capaz de tomar las decisiones desde el minuto cero. ¿Qué harías?

- Aprendería a nadar con estilo. Y aprendería a montar en moto, desde joven. Aprendería idiomas, viajando a los países en los que se hablan. No perdería ninguna amistad. Y no perdería el tiempo con "amistades" que sé que no se merecen tal denominación. No perdería el tiempo, en general. Haría más deporte. Me apuntaría a algún equipo de algo. Hubiese aprendido a pintar. Me encanta pintar. Y a tocar un instrumento, la guitarra, muy probablemente. Me hubiese prometido no mentir nunca, ni mentiras chicas ni enormes. Hubiese probado a estudiar arquitectura. Hubiera disfrutado mucho más de mi abuelo Cristobal. Hubiese apuntado los nombres de todos los peces que he tenido. Y de todos los gatos. No hubiese tenido miedo. A nada. Y sobre todo, a nadie. No hubiese cerrado jamás los ojos.

- ¿Y ahora? Ahora que vuelves a empezar, ¿qué vas a hacer?

- Esa es la pregunta más difícil que me han hecho en los últimos meses.
La Depresión
4 de abril de 2012

Cada vez me cuesta más hablar con aquellas personas que durante algún tiempo de mi vida me acompañaban 24 horas al día. Los noto muy, muy lejos. Y en cierto modo necesito sentirlos así de lejos. No vayan a contagiarme su pesimismo.

Ahora me doy cuenta. Viven inmersos en una profunda depresión. Y no lo saben. No son felices -eso sí lo saben- y están intentando estirar algo a lo que no sé poner nombre, con la intención de que sus vidas den un viraje.

Me dan pena, y lo digo sin atisbo ninguno de soberbia o superioridad. Esta entrada no va de eso, de que yo hice bien y ellos hicieron mal. Cada cual hicimos lo que teníamos que hacer. Supongo. Pero me da pena, verles así.
¿Qué te cuesta?
2 de abril de 2012

He pasado mis dos últimos meses viviendo en Chicago. Para el que nunca haya estado en EE.UU. le sorprenderá saber que las personas que están de cara al público allí suelen ser de una amabilidad pasmosa. Sí. En la mayoría de las ocasiones por las propinas o por la posterior comisión. Pero es que sa gusto que te atienda alguien con un sonrisa. Y que el gruñon se quede... para hacer tareas administrativas o en el almacén.

Estoy acostumbrado a bajar a Andalucía siempre que puedo, y encuentro algo parecido. La educación extrema de EE.UU. se transforma aquí en una simpatía y cordialidad (me niego a utilizar el adjetivo "campechano" sin acordarme del Rey) que se agradece. En Madrid, sin llegar a ser tan exagerado, los camareros de un bar o el staff de un museo te recibe amistosamente y te resuelve los problemas que puedas tener.

Otra cosa es la ciudad en la que me crié. Zamora. Castilla profunda. Muchas personas en Madrid se han referido a este asunto de un modo u otro. Y es que hay ocasiones (obviamente, es imposible generalizar, y este post viene a eso mismo) en las que desearías no querer una cerveza por no tener que intercambiar 4 palabras (otra-cerveza-por-favor) con un malhumorado o simplemente maleducado camarero.

Por esa razón, me he sorprendido al encontrarme hoy con María (nombre ficticio que no da pista ninguna acerca del físico de nadie) en una de las Oficinas de Turismo de Zamora. ¡Ah, claro! Dirás. ¡En las oficinas de turismo siempre son simpáticos! Ven a Zamora y comprueba lo secos que podemos llegar a ser. Pero María era diferente. Yo no iba como un turista a preguntar sobre la Semana Santa. Y sin embargo, me ha atendido muy amistosamente, esbozando una simpática sonrisa cada vez que acababa una frase. Por mi parte, soy extremadamente educado. Y además de mis continuos perdona-podrías-gracias-seriastanamable, le he correspondido con más sonrisas. Al final no me ha resuelto mi problema. Pero me he quedado con ganas de preguntarle su auténtico nombre.
En primera persona
2 de abril de 2011

Si me hubiesen dicho hace 10 años que a día de hoy iba a estar más perdido (aún) que hace 10 años, hubiese comenzado a beber día y noche con la intención de perder el conocimiento de por vida y comenzar a comportarme como un desquiciado.

Y es que... no tengo ni idea de qué es lo que tengo que hacer ahora. Sé lo que mis padres (sí, vuelvo a hablar de ellos, que están omnipresentes de nuevo ahora que vivo con ellos) esperan que haga; y sé, más a ciencia cierta si cabe, lo que espera el resto de mi familia, que me conoce menos; sé lo que mis amigos esperan de mí, también. El problema es que soy yo el que no sabe qué hacer. Parecía tenerlo claro hace un par de semanas. Bueno, en realidad no es cierto. Hace un par de semanas simplemente recordé que hace 6 meses me dije que en 6 meses volvía a la normalidad. Ahora la normalidad me aburre muchísimo. Y la búsqueda de la rutina bien pagada me da una pereza mortal. Supongo que finalmente acabe aceptándolo, pero ahora mismo me cuesta horrores.

¿Y si alargo mi "medio año sabático" a un "año sabático"? Suena mucho mejor. Lo sé. De hecho cuando decía lo de "estoy de medio año sabático" incluso yo mismo pensaba que era un cagao y un cursi. Lo de un "whole sabatical year" es otra cosa. Suena fantástico. En Argentina me gasté menos de lo esperado, y vivir 2 meses en Chicago me ha ayudado a ahorrar, si lo comparo con el tren de vida que llevaba en Madrid. Puedo permitirme viajar otro poquito antes de volver a la normalidad. Un poquito de Europa, al este. O al norte. Probar a buscar mi hueco por allí. (Volver a) cambiar de aires.

He de confesar que es llegar a casa de mis padres y agobiarme mucho, me quedo sin respiración. Me siento un intruso. E intento hacer vida de noche porque es el único momento en el que vuelvo a estar a solas con Yoyogi. Mis padres no me dicen nada. Supongo que esperan que un día les diga que he encontrado trabajo y me vuelvo a Madrid. Pero de momento no me han insinuado nada.

La semana que viene me voy a la playa, a pensar un poco más, a ver qué es lo que quiero hacer. Quiero estar seguro y no quiero aceptar cualquier cosa sólo para volver a la realidad. Sé que ésta puede esperar. Me estará esperando a que me decida.
Los momentos
29 de marzo de 2012

Contradiciendo el primer mandamiento de un día como hoy, Huelga General en toda España, me dispongo a estrujar un rato las neuronas para intentar contar una historia que escuché no hace mucho.

Trata de Lola. Lola es joven. Aunque ella no se lo crea. Y realmente tiene posibilidades. Pero tampoco termina de creérselo. Quizás porque le han fallado una vez y no se permite que le vuelvan a fallar. Seguro que a tu alrededor hay alguien parecido a Lola. Lola se enamoró, contra su voluntad, para terminar sufriendo. Aún no se ha recuperado. Su mayor problema es que tiene un prodigioso cerebro que no descansa ni de noche ni de día, ni siquiera un día como hoy. Su cerebro es causa o consecuencia de su inmensa memoria, selectiva, para más señas. Esto significa que ha sido capaz de obviar aquellas páginas de la historia que por unas u otras razones no le gustaban especialmente. Sin embargo, hay momentos que quiere recordar aunque los compartiera, en su día, con alguien que ya no está a su lado, y no por su deseo o voluntad. He ahí el problema. No puede recordar la puesta de sol más emocionante que ha visto sin acordarse de con quién la compartió. Ni del sabor de las cerezas, la primera vez que las probó, ya siendo mayor. Son momentos que, tal vez, ha decidido resguardar con la intención de no caer en la tentación de volver a querer. Una especie de fusta que le da placer y dolor a partes iguales.

La humanidad le hacía más y más pequeña / 8 de marzo de 2012

Probablemente, si hubiera hecho caso a las señales no hubiese ocurrido lo que ocurrió. Pero ella era como un pájaro sin rumbo, como un pez que no sigue al banco. Y por mucho que le dijesen haz esto no hagas aquello otro, ella siempre se empeño en marcar su rumbo.

Y lo mejor era que el rumbo se lo iba inventando recién se despertaba cada mañana. Así hasta que una mañana se cansó y se preguntó qué estaba haciendo.

Estaba completamente sola rodeada de un montón de gente que le profesaba un continuo (pero vacío) amor. Si entornaba los ojos podía sentirse la persona más protegida del mundo, allí, en la cima de aquella montaña. Pero aquella mañana parecía haber abierto los ojos de para en par.

Nadie le dijo que esto iba a ser fácil. Nadie nos los dijo. En esto consistía ser adulto. ¿Y ahora? ¿A quién pido ayuda? ¿Quién me resuelve este problema?

Salió a la calle. Hacía frío. Pero caminó entre desconocidos hasta que no sus pies no pudieron mas. Entonces se detuvo, mira hacia arriba y vio que empezaba a nevar. Era el momento de volver. El momento de empezar otra vez, como si volviera a nacer, sin importarle nada de lo aprendido, y con la seguridad de que los que la rodeaban podían enseñarle todo, de nuevo.
Ahí os quedáis
25 de enero de 2012

En un par de días me vuelvo a marchar de España. Y sinceramente, a veces pienso que me gustaría marcharme una buena temporada. Me voy 2 meses. Pero en 2 meses pueden ocurrir muchas cosas.

En el pasado noviembre que pasé, junto con varios días de diciembre, fuera, pasaron muchas cosas. Entre otras, España cambió de gobierno. Yo no voté. Desde entonces mi entorno se ha llenado de personas que no hacen otra cosa más que quejarse; muchas de las cuales se quejaban antes del 20 de noviembre.

Con los años he aprendido a querer a la gente que tengo a mi alrededor tal y como son. Todos los que cerca están cerca porque los quiero tener cerca. No es como cuando eras crío y tenías que soportar a amigos que no eran amigos. Ahora tengo la fuerza de no ver a quien no quiero ver.

Y también con los años he aprendido que no puedo (otro tema es si debo, que creo que tampoco) cambiar a estas personas. Puesto que estas personas se comportan así porque son así. El que se queja de su jefe, cuando llega a jefe se quejará a de sus empleados. Es así.

Como decía, tampoco creo que deba cambiarlos. Si no me gustan es tan fácil como alejarme de ellos. Pero sí me gustan, a pesar de ello.

Me voy y no volveré hasta dentro de 2 meses y cuando vuelva no sé qué me voy a encontrar. Es probable que todo lo que encuentre sea muy parecido a todo lo que dejo, cambie el gobierno, nazca una nueva isla o imputen a alguien más de la monarquía. Y también es probable que el que vuelva más cambiado sea yo. Si por algo viejo es por cambiar. No lo dudo. Si todo estuviera perfecto, no haría nada por cambiarlo. Lo cual, sin querer, me hace volver a pensar en la gente que cree que puede cambiar su realidad quejándose.

¿Y si no vuelvo y la gente cambia?
No cambia nada (afortunadamente)
2 de enero de 2012

Recién estrenado el año, parece que nada cambia.

Los que se quejaban, seguirán pensando que nadie está en peor situación que ellos.

Los llorones seguirán necesitando que alguien les seque las lágrimas.

Los imbéciles seguirán dando que pensar sobre la evolución del ser humano.

Los felices seguirán haciendo la vida un poco más agradable a los que tienen a su alrededor.

Los solitarios seguirán estando solos. Y los desesperados, también estarán solos.

Afortunadamente, un simple cambio de dígito no hace cambiar a las personas, y todos seguimos siendo lo que queremos ser, lo que hemos decidido ser, lo que llevamos años siendo. Es fácil tomar decisiones; pero no es fácil cambiar.
Top of the Top (Mis 10 mejores rankings de rankings. O porque parece que en Navidad sólo leemos las noticias si van numeradas creando jerarquías)
31 de diciembre de 2011

Tras echar un vistazo (muy por encima, tampoco ha sido muy exhaustivo) a mis habituales portales de información, cultura, música, cine, viajes... y viendo que la tónica habitual en estas fechas es listar lo más destacado del año, me animo a lanzar mi Top of the Top 2011 (lo cual hace pensar que habrá otro en 2012) con los 10 mejores rankings de rankings que he visto. Ahí van:

10. Las 10 noticias más importantes de política en 2011 de la mano de ese portal especialista en infografías, recupero este especial, que tiene a su vez su versión de deporte, cultura, etc... Interesante y útil para ponerte al día si no has vivido en la Tierra el último año.

9. Los 10 vídeos más vistos del año en You Tube , todo un clásico desde hace años y que mide, en buena medida, aquello más noticiable del año. O sencillamente más friki. No obstante, aún queda 2012 para que Remedios Cervantes y su momentazo en Atrapa un millón, capte fieles y visualizaciones para convertirse en uno de los más vistos del próximo año.

8. Y las triunfadoras de la alfombra roja 2011 fueron... , de ese gran suplemento que es S Moda, de El País. Hay algo en mí (y creo saber qué es) que me hace dudar que una persona que escribe noticias tituladas "Looks de última hora para ser una celebrity en Nochevieja" o "Especial Nochevieja: maquillaje con purpurina y recogido en tres minutos" merezca remuneración por tal oficio. En fin. Hay públicos (objetivos y no tanto) para todo. A pesar de ello, S Moda hace este año un ranking en el que falta mi Penélope Cruz, pero que cuenta con una guapísima Paz Vega o con Angelina Jolie.

7. Las mejores películas de 2011 según Precriticas.com . No es que sea mi portal de cine favorito, pero hace un resumen muy resumido y muy claro de cuales son, a su juicio, sus pelis favoritas del año. Y es de agradecer que no vayan de culturetas escogiendo películas festivaleras que nadie ha visto; y más de agradecer que escojan a Cisne Negro como lo mejor del año. A pesar de los que dicen que es un pastiche de Antena 3 por la tarde; de la que dice que bailó toda la peli en lugar de Natalie, etc, etc... para mí es un peliculón.

6. Las 10 noticias que parecían inocentadas de ese gran portal (no será ésta la única vez que salgan en este ranking) que es jenesaispop.com , al elaborar un ranking de noticias increíbles. Me encanta la noticia de JLo sampleando la Lambada (porque yo pensé lo mismo en su día) y la del Ochoymedio convertido en un Zara (que movió, durante varios días, los cimientos de mi Twitter, llenito de modernos).

5. El mejor cartel de película del año. Quién nos iba a decir que Antena 3 iba a ser capaz de hacer un ranking de este tema; y quien nos iba a decir que iba a escoger 5 muestras tan sobresalientes de las cartelería, empezando por el impresionista cartel de Midnight in Paris, que es una belleza. A destacar los comentarios de los lectores, exigiendo que Amenecer, de Crepúsculo, encabece la lista.

4. Best Websites of 2011 ordenado por categorías y que me ha servido, más que para ver reflejada alguna de las mejores páginas que vi este año, para descubrir otras que están realmente bien.

3. Los 10 mejores vídeos de moda de la mano de @amaia_odriozola , responsable de la sección Estilo de ABC.es , que el puesto ya se las trae. He de reconocer que aunque no me guste su línea editorial, la versión digital del ABC es interesantísima, y en parte, gracias a Amaia y todos los que elaboran las secciones de Cultura, Gente, Estilo y TV. Este ranking creo que tiene que estar en mi ranking sobre todo porque el número 1 es para la campaña otoño/invierno de Lanvin. ¡Magnífico!

2. The Best Movie Moments of 2011. Este ranking está muy guay. Recoge los 10 momentos más impactantes, emocionantes o sobresalientes filmados en el último año. Aunque echo en falta el momentado de The Artist de George Valentin solo en el camerino; es de valorar otros momentos como la secuencia de The Tree of Life o la de Drive.

1. Hot hot hot chicas 2011 (y su versión chicos), todo un clásico de la moderna (porque son muy modeeeeernos) redacción de jenesaispop.com . A pesar de que Zooey Deschanel (chica Hot number 1 en 2008) este año esté en segundo puesto (creo que debería de encabezar todos los ranking del mundo), este ranking se merece un puestazo aunque sólo sea por la cantidad de comentarios que despierta de los cibernautas (que nunca tenía yo oportunidad de usar esta palabra).

Y ahora, lo que viene siendo también un cierre de post al uso: ¡Feliz año nuevo a todos!
Lugares que me gustaría conocer pronto (en forma de listado, que parece que en Navidad no se lee nada que no esté con cierta jerarquía)
28 de diciembre de 2011

Nota: en esta ocasión, las fotos no son mías, son de Google. Siento si son "poco personales" o muy turísticas, pero es lo que conozco (a día de hoy) de ellas.

1. Chicago (Probabilidad de conocerlo pronto: Alta)
Porque, a pesar de lo que pudiera pensar, me gusta la forma de vivir de las grandes ciudades estadounidenses (con NY a la cabeza); por disfrutar de una ciudad diseñada por verdaderos arquitectos y urbanistas, a diferencia de otras pensadas por personas con egos enormes; y para practicar inglés.

2. Australia (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Y Sidney en particular. Porque desde siempre, antes incluso de saber dónde estaba, he flipado con el edificio de la Opera. Por Buscando a Nemo. Porque realmente creo que ha de ser una sociedad totalmente distinta a la nuestra, a medio camino entre la oriental y la occidental, muy alejada del estereotipo atribuido a causa de sus primeros habitantes.


3. Amsterdam (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Porque es la gran capital europea que me queda por ver; porque es cuando visito un lugar cuando leo sobre él, y quiero leer sobre Holanda y sus políticas sociales; y porque me quiero sacar una foto en el letrero de I Amsterdam.


4. Tailandia (Probabilidad de conocerlo pronto: Media)
Por volver a Asia. Por La Playa. Por Bangkok.


5. Islandia (Probabilidad de conocerlo pronto: Poca)
Porque parece otro planeta; y a la vez, creo que se acerca mucho, desde la distancia, a la Argentina más extraña que pude ver, en Tierra de Fuego y gran parte de la Patagonia continental; y porque quiero ver una aurora boreal.



6. Perú, Chile, Bolivia (Probabilidad de conocerlo pronto: Poca)
Porque estando en Argentina, muchas personas me han dicho que por qué no me acercaba a alguno de estos países; porque quiero tratar más, en su entorno, con el pueblo norteamericano; por Machu Picchu.


7. Brasil (Probabilidad de conocerlo pronto: Poca)
Río de Janeiro en particular. Porque siempre me han maravillado las esculturas antropomorfas de tamaños mastodónticos (me hacen recordar al Coloso de Rodas); por conocer Brasilia, una ciudad "tan nueva" y que tendría que estar diseñada a la perfección; y por las playas.